Vida Licenciosa

De poeta y de loco, todos tenemos un poco.

El pepinillo de Barquillo

Desde hace algún tiempo tenía muchas ganas de conocer “El pepinillo de barquillo” y desgraciadamente me  defraudó bastante, quizá por las altas expectativas que tenía.

Después de conocer y disfrutar de “El Bogavante del almirante” esperaba que El Pepinillo fuera similar y no fue así.

Si llegas a un restaurante en el que has reservado mesa y las camareras en lugar de acercarse a recibirte  esperan en la barra charlando a que tú te acerques a ellas, la velada empieza mal, si además aceptan a regañadientes el hecho de poner una silla más en el mismo espacio(30-40€ más de cuenta) la atención empieza a no gustarte y si además todo esto lo hacen sin un ápice de sonrisa en su cara solo te queda encomendarte a que la calidad de los cocineros porque está claro que el servicio de camareros no te alegrarán la noche.

Una vez sentados y disfrutando de la estrechez de la  mesa, con la carta en la mano empezamos a descubrir que los precios son desmesurados,  el vino más barato son 18€, una hamburguesa definida como “normal, con lechuga y tomate” por la camarera cuesta 15€, las ensaladas no bajan de los 15€, confiamos en que todo será de calidad y el precio estará justificado.

Preguntamos por el menú del “Gastrofestival”,  y nadie sabe nada, al final una de las camareras nos canta el menú con su olvidada sonrisa, que sospechosamente no tenía nada que ver con el publicitado en el festival.

Afortunadamente no son todo pegas en este establecimiento. La decoración es muy original y trabajada, cada rincón del pequeño local tiene alguna curiosidad a la que mirar, y es imposible saltarse el enorme pepinillo colgado del techo. La cocina está a la vista de los comensales, hecho que da bastante confianza.  Además los baños están limpios, son amplios y huelen bien.

Pero lo más importante es la calidad de la comida, que es muy alta (aunque no justifica el precio). Las hamburguesas están buenas, pero no dejan de ser una hamburguesa clásica por 15€, las ensaladas muy elaboradas pero bastante escasas, por ejemplo la de bacalao simplemente son 5 rodajas de tomate con un poco de bacalao en aceite sobre cada rodaja, el solomillo también muy bueno y muy buen cocinado, quizá este si justifique sus más de 20€.

Los postres a 6€ unidad bastante normalitos, brownie, tiramisú, todo visto en otros sitios antes.

Finalmente, después de tomar alguna copa y conseguir tras mucho insistir que nos pusieran unos chupitos de “invitación”, nos enfrentamos a una cuenta de 240 euros para 7 personas, habiendo tomado un plato cada uno (excepto 2 menús), varias cerveza , 4 postres, y 6 pacharanes. A casi 35€ por cabeza, me parece excesivo.

Pepinillo de Barquillo 2de3

Ficha del lugar

Nombre: El Pepinillo de Barquillo.

Dirección: C/ Barquillo, 42 28004 Madrid.

Tipo de comida: Tradicional, mediterránea.

Relación calidad/precio: 4 sobre 10.

Debes ir si: Comer bien sin importarte el precio ni la atención

No vayas si: Te gusta sentirte bien atendido y no estas sobrado de dinero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en febrero 6, 2013 por en Chueca, Comida Tradicional, Madrid y etiquetada con , , , .

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 6 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: